viernes, 3 de agosto de 2012

Mis días




Mis días ya no se cuentan en horas,
sino en insomnios y congojas.

No hay comentarios: